Noticias

10 Abr 2015 “El emprendedor necesita vencer miedos, tomar la iniciativa y generar situaciones en las que poder hablar con los demás”

El pasado 30 de marzo arrancó la actividad en la nueva sede de CEIN, en la calle Leyre de Pamplona, con el taller práctico “El poder de una buena entrevista”.

En este taller, los emprendedores participantes trabajaron la entrevista como una de las principales herramientas para descubrir, aprender y validar todas aquellas hipótesis con las que están dando forma a su proyecto de empresa. Una sesión que se enmarca dentro del programa de aceleración empresarial que ofrece CEIN y pretende dar un mayor impulso a la consecución de resultados de los proyectos con los que trabaja (aprender más, más rápido y con el menor coste posible).

Cristina Ochoa fue la encargada de dirigir la sesión y comparte algunas reflexiones.

¿Cuál es el poder de una buena entrevista? ¿Qué puede hacer por un emprendedor una entrevista bien hecha?

Una entrevista bien hecha tiene un poder increíble, sencillamente porque en ella creamos las condiciones necesarias para que aquella persona que consideramos importante para nosotros se exprese con libertad. Si logramos que ese posible cliente o prescriptor nos abra las puertas de su mente, nos está ofreciendo algo realmente valioso: la información que necesitamos para conocer su manera de actuar, entender el problema y perfilar una posible solución. Por ello debemos ser extremadamente cuidadosos y objetivos al formular las preguntas. Nos interesa su opinión, no la nuestra.

Tras las presentaciones, el taller comenzó con “la gran pregunta”: ¿quién es mi cliente? Bajo tu punto de vista, ¿los emprendedores tienen claro quién es su cliente? ¿Por qué es tan importante este aspecto?

A pesar de ser un fundamento básico en cualquier proyecto, saber quién es nuestro cliente no resulta tan sencillo y son muchos los emprendedores que inician una aventura sin tener muy claro quién podría estar interesado en su producto o servicio. Sin embargo, conocer al cliente, saber qué le motiva, qué carencias tiene, quién es y dónde se encuentra, forman parte de los primeros pasos imprescindibles que deben darse. En demasiadas ocasiones hacemos el camino al revés: diseñamos una solución y buscamos después a alguien que quiera comprar nuestro producto o servicio. Y esto nos hace perder tiempo y dinero y tomar decisiones equivocadas.

Además de recomendaciones y pautas sobre la realización de entrevistas, los participantes en el taller tuvieron que salir a la calle (en pleno Carlos III) y entrevistar a público potencial: comercios, transeúntes, clientes de cafeterías, alumnos de escuelas…. El reto era hacer entre tres y cinco entrevistas a clientes potenciales a pie de calle. ¿Cómo interpretaste sus caras cuando se les expuso el reto? ¿Cómo crees que fueron los resultados?

No puedo evitar sonreírme al recordar ese momento. Fue como si una enorme nube negra se posara sobre ellos. Se podía sentir su nerviosismo y sus miradas incrédulas. ¡Y les entiendo! Salir a la calle, abordar a personas desconocidas y pedirles que nos dediquen unos minutos, no es en absoluto sencillo. Tenemos demasiada vergüenza y no estamos acostumbrados a ello, pero es vital encontrar el valor para hacerlo.

Si vamos a crear un proyecto propio, necesitamos vencer miedos, tomar la iniciativa y generar situaciones en las que poder hablar con los demás. Y lo cierto es que lo hicieron sensacionalmente bien. Todos ellos buscaron un lugar donde presumiblemente podían encontrar posibles clientes y entablaron conversación con ellos. El hecho de que CEIN cuente con una nueva oficina en el centro es fantástico porque permite crear experiencias como ésta en la que los participantes pueden encontrarse cara a cara con su público objetivo. ¡Todo un acierto!

¿Qué consejo darías a los asistentes para seguir avanzando después de esta sesión?

Que continúen derrotando miedos, enterrando vergüenzas inútiles y ganando seguridad para hacer evolucionar sus ideas hasta que sean brillantes. Desde mi punto de vista, es esencial aprender a escuchar y estar siempre atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor. No se trata de convencer o de vender, sino de saber interpretar qué les pasa a los demás, qué necesidades tienen y qué anhelan. Si logramos oír su mensaje, seremos capaces de crear proyectos que verdaderamente respondan a sus deseos.

Y algo que no debemos olvidar… Esta actitud debe acompañarnos siempre, en todo momento y no sólo cuando arrancamos un proyecto. Todo cambia y debemos innovar siempre, probar nuevas ideas, intentar avanzar y hacer algo diferente una y otra vez. Una y otra vez.

¿Has tomado parte en este taller? ¿Te gustaría participar? ¿Has realizado este tipo de entrevista y quieres contarnos tu experiencia ? Aporta tu opinión en “Deja un comentario”.

1Comentario
  • Carlos de Calle
    Publicado el 14 octubre Responder

    Gracias por el post y por la información. Uno de los objetivos prioritarios de nuestro país debe de ser promover la iniciativa empresarial y la creación de empleo a través de los emprendedores, y puesto que ellos se enrentan a situaciones que conllevan bastante riesgo, toda la ayuda e información que reciban es de gran utilidad.

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER