Noticias

09 Abr 2018 “Impulso Emprendedor permite al emprendedor no dar saltos al vacío”

Caja Rural de Navarra viene apoyando la iniciativa Impulso Emprendedor desde su primera edición. Ya van cinco y estamos camino de la sexta, y en esta andadura son muchos los emprendedores que, bajo el paraguas de CEIN, se han beneficiado de la oportunidad de contar con una gran empresa mentorizando su proyecto. Gonzalo Soto, responsable de la Línea Inicia para emprendedores de Caja Rural de Navarra, hace hoy balance de una experiencia que califica como gratificante.

¿Por qué Caja Rural forma parte de Impulso Emprendedor?

Caja Rural de Navarra es una entidad referente en Navarra, País Vasco y La Rioja en el segmento de particulares y empresas. En el 2007 decidimos crear una línea de apoyo al emprendedor con productos y servicios financieros y un asesoramiento que nos posibilita guiarle, resolver sus dudas y ponerle en contacto con agentes relacionados con el emprendimiento. Impulso Emprendedor nos permite sentarnos en una mesa con CEIN, con otras empresas mentoras y con emprendedores. Es un plus más.

¿Qué ofrece Caja Rural al emprendedor?

Nosotros aportamos nuestra percepción a nivel financiero de cómo empezar su negocio, pero también le proporcionamos una buena visión de muchos sectores, dado que en nuestro día a día tratamos con personas y empresas de muy diferentes ámbitos.

 Afirmas que es esta una experiencia gratificante para todos…

Sí, por supuesto. Es muy reconfortante que, de nuestra experiencia con otras empresas, puedan surgir consejos que le permitan al emprendedor no dar saltos al vacío y minimizar esos errores que en un futuro le pueden lastrar. Por otra parte, los emprendedores nos aportan mucho más de lo que ellos creen. Con ellos vemos otras formas de hacer las cosas, otros procedimientos que, incluso, pueden tener encaje en nuestra propia organización, puntos de vista diferentes, pistas de por dónde van determinados sectores, muchas ganas de no dar nada por perdido, constancia, perseverancia y creatividad para llevar a cabo sus proyectos.

¿Qué tipo de proyectos tuteláis?

Caja Rural tiene sus orígenes en el sector de las cooperativas agrarias, no obstante, no nos cerramos a ningún sector. No hay una tipología marcada, aunque sí intentamos que sean proyectos en los que podemos aportar un valor añadido. Hemos mentorizado iniciativas tan dispares como Fdb, una editorial especializada en el mundo del belenismo, Multihelpers, una plataforma de cultura colaborativa, Spirtrap, empresa del sector agroalimentario, Air-Rops, un sistema de protección en vuelco de vehículos o Petkis, una tienda online de comida cruda para perros.

¿Y cómo ha sido la experiencia tutelando a estas empresas?

-Muy buena. Lo más difícil es siempre ponerte en la piel del emprendedor para ver cómo puedes realmente ayudarle, entender su idea y hacer tuyo su proyecto. Una vez consigues eso, el proceso de asesoramiento surge de las dos partes, pero el que tiene que tirar de nosotros es él, según sus necesidades. En ese camino, intentar resolver todas las dudas que nos generan es un reto.

¿Se dejan asesorar?

En general, sí. Al principio, el proyecto de cada uno es su creación, su obra, no quiere que nadie lo toque. Además, muchas veces, la persona que tienes delante es mucho más experto que el mentor en ese sector concreto y sabe más de ciertos aspectos. Pero se dan cuenta de que el asesoramiento que le podemos dar las empresas y el estudio de viabilidad de CEIN es beneficioso para ellos. Ven que es útil y todo ello se refleja en que salen del programa con las ideas bastante claras. Hablas con ellos el primer día cuando se les selecciona y, pasados unos meses, les escuchas el último día en el demo day… y percibes claramente que hay una evolución detrás y que se han dejado asesorar.

 ¿Por qué es beneficioso que se unan grandes empresas con nuevas iniciativas emprendedoras?

Lo consideramos vital: es bueno que haya un intercambio de ideas y puntos de vista. Los emprendedores pueden aprender de las empresas mentoras y de su experiencia en diferentes sectores, sus aciertos y sus errores, y a la gran empresa nos hace estar atentos a las novedades y tendencias en diferentes sectores. Lo importante es que a futuro haya más proyectos emprendedores y que, entre todos, podamos dotarles de las herramientas y canales para que salgan adelante de un modo automático, creando una red en la que todos, mentores y emprendedores que hayan pasado por el programa, puedan ayudar al desarrollo de nuevos proyectos empresariales.

¿Tenemos mucho que ganar respaldando a los emprendedores?

Sí. Todos somos conocedores de que apoyando a esos emprendedores que empiezan hoy, lograremos que mañana se conviertan en empresas asentadas que generarán riqueza y puestos de trabajo para la región. Desde Caja Rural sentimos esa responsabilidad social.

¿Hay calidad entre los participantes de Impulso Emprendedor para innovar?

El nivel de los emprendedores está más que probado. Han superado previamente una selección entre muchos proyectos presentados y han sido capaces de convencernos a los mentores para que los tutelemos. Hoy en día, innovar es fundamental. No te puedes quedar atrás porque si no innovas te adelantas por la derecha. Quien innova va a ser capaz de generar nuevos conocimientos que se van a poder aplicar en diferentes ámbitos y le van a permitir adaptarse a un entorno tan cambiante como el que nos rodea. Innovar es el modo de crecer de forma sostenida en el tiempo, generar más empleo y riqueza para la comunidad.

¿Señalarías algún área de mejora en el programa Impulso Emprendedor?

La relación de Caja Rural de Navarra con CEIN es muy buena y fluida, tenemos acuerdos de colaboración en diferentes programas como Impulso Emprendedor o DendaNaiz y la intención de mantener este lazo durante muchos años. Respecto a Impulso Emprendedor, hacemos una buena valoración. Por señalar algo, sería positivo que los emprendedores tuvieran las sesiones de mentoring con varias empresas, de modo que cada cual le pudiera solventar diferentes aspectos en los que fueran expertos. Esto ya se hace de manera informal, pero quizá convendría darle una forma más estructurada.

¿Mantiene Caja Rural de Navarra relación profesional con las empresas tuteladas?

Ellos no son proveedores nuestros porque pertenecen a sectores que no nos tocan directamente, pero sí son clientes de Caja Rural y, además, muy buenos prescriptores. Sienten que ha habido una apuesta por parte de la entidad y todo ello ha generado fidelidad. En el momento en el que surge una nueva oportunidad, son los primeros que nos prescriben a otros clientes.

¿Animarías a más emprendedores a intentar formar parte de Impulso Emprendedor?

El objetivo es que cada año haya más proyectos emprendedores que se animen a participar en Impulso Emprendedor. Quizá no sean seleccionados finalmente, pero también son proyectos válidos para salir adelante. Es bueno generar ese gusanillo de emprender, porque, a futuro, va a ser necesario que haya cada vez más personas que generen soluciones nuevas. Es la única manera de garantizar que las empresas crezcan de manera sostenida y creen empleo. Necesitamos que haya más volumen de empresas y para ello es indispensable que haya más personas que se decanten por emprender.

Cristina Ochoa

Sin comentarios

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Quiero recibir la newsletter y acepto el aviso legal y política de protección de datos personales