Noticias

09 Ene 2015 “Teníamos que establecer un procedimiento capaz de recoger las ideas generadas entre nuestro alumnado de FP”

Los estudiantes de Formación Profesional tienen potencial emprendedor. Un potencial que se trabaja en las mismas aulas. No en vano, complementan en su último curso todos los conocimientos que han adquirido con módulos como “Empresa e Iniciativa Emprendedora”, con el que aprenden cómo desarrollar y presentar una idea de negocio.

Del trabajo que llevan a cabo en ese módulo, o de la propia creatividad de estudiantes o titulados de FP, surgen ideas, iniciativas, proyectos, que pueden convertirse en una empresa en nuestro territorio.

Para que ninguna de esas ideas se quede en el tintero y puedan hacerse realidad están las Oficinas de Impulso de Negocio, promovidas por el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra en cada centro de FP público de nuestra comunidad. Una iniciativa en la que colaboran CEIN y la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN).

Marino Barasoain, director del Servicio de Formación Profesional, fue quien diseñó este programa específico de acompañamiento a los emprendedores provenientes de FP. Hablamos con él.

¿Cómo ha evolucionado la manera en que se aborda el emprendimiento en la Formación Profesional en los últimos años?

Desde el Servicio de Formación Profesional del Departamento de Educación se ha propuesto un cambio metodológico que podríamos calificar de radical. Como es conocido, las propuestas para estimular el emprendimiento entre los jóvenes son muy numerosas, ya que hay multitud de instituciones y organizaciones de todo tipo que ofertan actividades de lo más variado, todas con ese mismo objetivo.

En ese contexto, nuestra actuación optó por crear un nuevo marco de aprendizaje de manera completa, que incluyera una modificación en la manera de abordar los contenidos de la materia (módulo) de Empresa e Iniciativa Emprendedora, el traslado de la materia de primer curso a segundo curso de los ciclos formativos de FP (de forma que el alumnado sea mejor conocedor de su sector profesional) y además, acompañado de una propuesta metodológica novedosa, basada en la utilización de las denominadas “metodologías ágiles” para la generación de ideas de negocio y en un formato de trabajo en red entre los profesores/as de los distintos centros de Formación Profesional.

Para apoyar esta nueva metodologías se han generado herramientas informáticas específicas para el profesorado y se actividades presenciales con talleres en los que participan anualmente más de 1.500 estudiantes. Todo ello conforma el llamado Proyecto “Équilicuá”, que se lleva a cabo con el apoyo de la Fundación Cajanavarra.

¿Cómo surgió la idea de poner en marcha las Oficinas de impulso de negocio?

Como una consecuencia lógica del cambio metodológico en el módulo de Empresa e Iniciativa emprendedora y del Proyecto “Équilicuá”. Si los cambios propuestos, las nuevas actividades y los métodos ágiles eran capaces de generar ideas de negocio o en general de autoempleo, teníamos que establecer un procedimiento capaz de recoger las ideas generadas entre nuestro alumnado, e incluso entre antiguos alumnos de nuestros centros. Para ello, se diseñó el Programa “Ideación”, por el cual se crean “oficinas de impulso de negocio” en todos los centros de Formación Profesional, al frente de las cuales hay un profesor/a responsable.

Además, el Programa “Ideación” se completa con la participación de CEIN, y de la CEN, sin cuya colaboración el Proyecto no sería factible.

¿En qué consiste la labor de las Oficinas?

El responsable de las oficinas recoge las ideas propuestas a lo largo del curso por el alumnado (y por exalumnos de hasta los 5 últimos años) y las traslada a CEIN, donde se realiza junto con expertos de la CEN un análisis y valoración de las ideas y propuestas.

¿Cuál ha sido la respuesta del profesorado y del alumnado?

Muy buena, por parte de ambos. Remarcar la iniciativa del alumnado, que no puede menos que sorprender. Excelente también la colaboración por parte de los técnicos y profesionales de CEIN y CEN.

Una de las actividades es la convocatoria anual de proyectos para la creación de nuevas empresas y cuya segunda edición ya ha comenzado. ¿Qué valor diferencial cree que aporta este programa?

A mi modo de ver, este Programa tiene tres aspectos que lo diferencian y están en la base de su utilidad, posibilitando la creación de empresas reales, como se está demostrando.

El primero, su inclusión en el propio proceso de aprendizaje de los alumnos/as de Formación Profesional. No se basa en actividades “añadidas” a su formación, fuera de horario lectivo, sino que forma parte de las materias formativas de su programa de estudios.

En segundo lugar, la utilización de nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje: los “Métodos ágiles”. Introducimos en el ámbito docente metodologías empleadas hasta ahora en los ámbitos empresariales, y con excelentes resultados (Método Canvas, Método LEAN).

Y por último, está basado en la colaboración de tres sectores profesionales de primer nivel, con actuaciones perfectamente definidas y con un objetivo común: el profesorado de los centros de Formación Profesional, los profesionales de CEIN y los expertos de la CEN.

Es este excelente trabajo colaborativo lo que ha permitido el éxito de las dos primeras convocatorias ya realizadas, plasmado en la creación de varias empresas nuevas, alguna de las cuales ya hemos visto publicitadas en los paneles de las “villavesas” de Pamplona. No podemos sino felicitarnos por ello y animar a todos a seguir trabajando con igual impulso e ilusión.

Sin comentarios

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Quiero recibir la newsletter y acepto el aviso legal y política de protección de datos personales