Noticias

30 Oct 2019 “Con nuestro proyecto queríamos mantener la innovación en España y no llevar nuestras ideas fuera”

Los responsables de IKAN Biotech, empresa de estudios biotecnológicos que pretende dar una terapia personalizada a pacientes de oncología, afirman que su empresa ha alcanzado la madurez por lo que anuncian que, entre sus planes más inmediatos, está “buscar inversores que nos permitan llegar al mercado”.

 

Uno de los principales retos de futuro a los que se enfrenta la sociedad navarra es impedir la pérdida de su talento. Por eso constituye un motivo de esperanza poder encontrarse con Roberto Díez-Martínez. Doctor en Biología molecular, Bioquímica y Biomedicina, el protagonista de nuestra historia nos explica que, junto al resto de los fundadores, dieron el paso de crear IKAN Biotech para “devolver” parte de lo que había invertido la sociedad para su formación. Solo nos falta, por lo tanto, desear que el ejemplo de esta empresa se extienda mientras la conocemos más en detalle a través de la siguiente conversación mantenida con su actual director.

¿Cómo definirías IKAN Biotech?

Somos una empresa de estudios biotecnológicos de marcado carácter innovador con la que pretendemos dar una terapia personalizada a futuros pacientes del área de oncología.

¿Cuándo se puso en marcha y qué os motivó a hacerlo?

En 2015 y el motivo fue que todo lo que habíamos estudiado en aquella época, durante nuestra tesis doctoral, queríamos que se quedara en España y no llevarlo fuera.

¿En qué momento se encuentra la empresa y cuáles son vuestros planes de futuro?

A punto de cumplir nuestro primer lustro estamos a punto de ser maduros como empresa y lo que nos requiere el futuro es buscar inversiones que nos permitan dar un salto superior y llegar al mercado.

 

ES IMPORTANTE ARRIESGARSE

 

¿Qué ha supuesto el Vivero de CEIN para vosotros?

En un principio fue un apoyo muy importante porque es el sitio que nos permitió instalarnos. Nos apoyaron, además, en todo lo que tiene que ver con el mundo empresarial, algo que nosotros no controlábamos porque venimos del sector científico. En definitiva, su apoyo nos ha permitido poder corregir los errores que pudiéramos cometer al respecto.

¿Cuál es el servicio más valorado y por qué?

Las instalaciones, obviamente, para nuestro sector son muy importantes pero la tutorización, el seguimiento y el acompañamiento y los cursos como, por ejemplo, de liderazgo son aspectos que valoramos mucho.

Desde su experiencia, ¿qué recomendación haría a quienes se plantean iniciar un proyecto innovador como el suyo aquí en Navarra?

Les recomendaría que no tuvieran miedo. Es importante arriesgarse. Que no piensen que es una pérdida de tiempo o de dinero sino que es una inversión salga bien o mal y, sobre todo, un aprendizaje. Que estudien muy bien dónde se quieren instalar y el mercado que quieren atender, que no intenten abarcarlo todo. Focalizar bien es un factor clave y ahí el vivero te ayuda mucho aunque lo  más importante es que lo piensen, que arriesguen y que se lo crean. Si no, es muy difícil que su proyecto tenga futuro.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

Año Fundación: 2015

Fundadores: Roberto Díez Martínez, Rubén Díez Ponzano

Sector: Biotecnología

Sin comentarios

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Quiero recibir la newsletter y acepto el aviso legal y política de protección de datos personales