Ideas de negocio inspiradoras para el presente actual

El 17 de junio, pudimos abordar la “Generación de ideas de negocio inspiradoras para el presente actual”, de la mano de Montse Guerrero, consultora y experta en Economía Circular de AIN.

El comienzo de esta sesión puso el foco en la situación actual, y en la enorme preocupación que suscita el COVID19. No obstante, se mostró cómo todavía nos espera una ola todavía mayor: el cambio climático.

El momento actual, es un momento clave para plantearnos qué es lo que queremos y cómo queremos hacerlo. Y es por eso por lo que el nuevo presente se enmarca en el Pacto Verde Europeo, en el que Europa expone cómo quiere crecer a nivel social y económico. Este pacto, se centra en dos únicos grandes objetivos, en los que cualquier nuevo negocio deberá trabajar:

  • Impulsar un uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular.
  • Restaurara la biodiversidad y reducir la contaminación.

El objetivo final es que el Pacto Verde defina las medidas para ser el primer continente climáticamente neutro en 2050. Y esto es todo un reto.

En este proceso de transición, se brinda la oportunidad de impulsar una actividad económica sostenible y generadora de empleo que afecta a la totalidad de las ideas de negocio y en cualquiera de los sectores, como veremos más adelante.

Para ello, la digitalización es uno de los grandes habilitadores de la economía circular y junto con la sostenibilidad, concretada en procesos de economía circular, es lo que permitirá poder cambiar el sistema actual hacia el objetivo, tanto a nivel industrial como de servicios.

Una de las principales de las diferencias de la economía circular frente a las medidas de gestión del impacto ambiental que hemos ido adoptando en los últimos años, es que la economía circular, se ancla sobre oportunidades de negocio. Sobre cómo generar beneficios económicos y sociales con otra forma de hacer las cosas. Y por tanto, nuestra misión está en encontrarlas.

Como ejemplos generales, a nivel europeo se han establecido ya unas directivas relacionadas con productos sostenibles (no sólo eco o verde), con el derecho a la reparación de cualquier producto por parte del cliente, con un cambio normativo en la gestión de residuos, cambios a nivel de etiquetado, usos del plástico, gestión de productos textiles, vehículos eléctricos, acumulación de energías renovables, etc.

La normativa europea será el marco de trabajo de las nuevas ideas de negocio y habrá fondos específicos de la Unión Europea para ello. Tanto para la transición, como para las nuevas oportunidades.

No obstante, esto no queda sólo a nivel europeo. A nivel nacional, ya está aprobada la primera estrategia nacional ligada a la economía circular. Y a nivel regional, también hay una agenda de economía circular navarra, estructura en 3 grandes ejes hacia la circularidad y el impulso de la economía circular de manera alineada con las directivas europeas.

Es decir, todo esto, ya es nuestro presente.

 

Y por tanto, la pregunta ahora es ¿qué es la economía circular?

 

La economía circular tiene como objetivo hacer dinero y crear capital económico, equidad y respeto social centrándose en la búsqueda de la calidad de vida y la regeneración de los recursos naturales.

A día de hoy tenemos una economía lineal en la que se han extraído la mayoría de recursos no renovables del planeta. Se ha extraído mucho más de lo necesario y se han generado muchos residuos en todas las fases del proceso hasta que el producto se consume (generalmente una única vez) y acaba siendo basura. Este sistema ha sido muy interesante para el crecimiento en el siglo pasado y nos ha permitido generar un alto nivel de vida. Se ha creado mucho valor, pero de igual manera, con muchísimas fugas de valor a lo largo de todo el proceso, que finalmente acaban en el vertedero.

Y para solventar esta situación, algunos de los cambios que está impulsando la economía circular son cuestiones como el reciclaje (materiales que vuelven al flujo de la cadena productiva lineal), la reparación (servicios de reparación para dar mayor vida útil al producto), la remanufactura (volver a fabricar parte del mismo producto con materiales reciclados para ponerlo de nuevo a la venta), la reventa (volver a utilizar para otro usuario), o el uso compartido de bienes. El objetivo es siempre, preservar el capital natural al máximo.

Con respecto al consumo directo de alimentos o energía (aquellos bienes o servicios que no pueden volver al sistema), el objetivo es encontrar la manera de aprovechar los residuos o subproductos que se generan (compostaje, residuos orgánicos, u otros procesos industriales de extracción o usos secundarios de la materia prima no directamente utilizable).

 

¿Qué factores debemos tener en cuenta a la hora de abordar una nueva idea de negocio?

 

  • Preservar y mejorar el capital natural. Asegúrate de que tu producto, nunca va a acabar en el capital natural o yendo a más, cómo puedes conseguir que tu producto consiga regenerar el capital natural cuando ya no pueda tener más usos. Lógicamente una sola empresa no puede conseguir cerrar el círculo. Para ello deberás crear alianzas con otras empresas o agentes del ecosistema, que permitan que esto no ocurra.
  • Optimizar y maximizar el uso de los recursos. Los recursos que debemos consumir tienen que ser puros, sanos y de calidad.
  • Fomentar la eficacia del sistema. Y en este sentido, no sólo hablamos de reducir el material que lleva el producto (eficiencia), sino de buscar vidas útiles mayores o segundas vidas), porque tienen menor impacto ambiental.

 

Igualmente, la esfera humana va totalmente vinculada. Los procesos de mantenimiento, reutilización, reparación o remanufacturación generan empleo local y además un empleo que genera mucha mano de obra porque no van ligados a grandes procesos industriales, y se necesita un conocimiento especializado. Es de nuevo una oportunidad social.

5 tipologías de modelos de negocio en la economía circular

 

  1. Los relacionados con la cadena de suministro circular. Reflexiona sobre de dónde vienen los materiales, cómo se está haciendo la gestión y el sistema logístico. Cómo es el uso de la energía en el proceso y qué materiales renovables se emplean. Modelos de negocio que hagan más eficaz el proceso, generarán nuevas propuestas de valor en el sector.
  2. Los relacionados con la economía colaborativa. Y aquí hablamos de plataformas que permitan que el producto o el servicio pueda compartirse o transferirse de forma rápida y ágil entre usuarios.
  3. Modelos de negocio relacionados con la reparación, el mantenimiento, la restauración, la reventa, la remanufactura, como parte del proceso productivo de cualquier sector.
  4. Otra línea sería la parte vinculada a la recuperación y selección de los materiales para facilitar el reciclaje. Garantizar la logística inversa para que al final de su vida útil, pueda clasificarse y almacenarse para volver a ser incluido como materia prima.
  5. Y por último, la servitización de la economía. Este concepto, está ya muy alineado con la forma de pensar de gran parte de la sociedad actual (especialmente entre personas más jóvenes). Ahora las personas desean moverse y transportarse, pero no tener un coche. Hablamos por tanto de orientar nuestra propuesta de valor hacia el servicio y no haca la propiedad. De esta manera, el mismo bien ofrece un rendimiento mucho mayor, porque es utilizado y monetizado no sólo una única vez, sino a lo largo de mucho más tiempo. De esta manera, la empresa que presta el servicio, estará igualmente interesada en encontrar maneras de reparación y prolongación de la vida útil de ese producto que permitan seguir generando rentabilidad del bien y cerrando así el círculo de la economía basada en el capital natural y las personas.

 

Como web de referencia, se propuso la de Ellen MacArthur Foundation  https://www.ellenmacarthurfoundation.org/

Etiquetas:
Sin comentarios

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER