Noticias

22 Ene 2020 “Nuestro proyecto pasa por abrir una planta de producción de insectos aquí, en Navarra”

Nutrinsect, proyecto instalado en los Viveros de CEIN, en Tudela, participa también en la investigación de nuevos prototipos de harina para alimentación humana y animal junto a la Universidad Pública de Navarra, el CNTA y TRASA.

 

La Tierra alcanzará en breve la cifra récord de 9.000 millones de habitantes lo que puede poner en riesgo la capacidad de nuestro planeta para producir los suficientes alimentos como para garantizar la supervivencia de una demanda tan espectacular.  El reto, además, no es nuevo porque “ya en 2013 leímos un primer informe que publicaba la FAO en la que avisaba que hacia mediados de este siglo habría una grave crisis alimentaria por falta de proteínas”. Así lo reconoce José Vidal, CEO de Nutrinsect, proyecto instalado en  el Vivero Agroalimentario de CEIN en Tudela. Su especialidad, la obtención de proteínas y todo tipo de nutrientes para alimentación humana y animal a partir de la cría y transformación industrial de insectos.

Efectivamente, para una sociedad de marcado carácter occidental, como la nuestra, puede resultar como mínimo chocante la simple idea de utilizar insectos como base para poner en marcha un negocio. No digamos nada si su destino es el de la alimentación animal o humana. Nada que ver, sin duda, con China donde tienen asimilado desde hace tiempo este concepto de tal modo que se ve como algo normal, por ejemplo, la explotación comercial del escarabajo por su alto porcentaje de proteínas.

El valor de Nutrinsect, en ese sentido, es doble en la medida en que a las dificultades propias de poner en marcha una empresa se le ha unido el hecho de superar los prejuicios de una actividad tan poco habitual por estos lares. Y, sin embargo, la realidad es que estamos ante una iniciativa de plena actualidad por varios factores. El primero, en el campo investigador, “colaboramos junto con la UPNA, el CNTA y TRASA en dos proyectos de investigación centrados en el desarrollo de prototipos de harina a partir del uso de insectos”, comenta Vidal. Por otro lado, ya con vistas al futuro, “nuestro proyecto pasa por abrir una planta de producción aquí, en Navarra”, añade.

 

FLEXIBILIDAD Y MENTE ABIERTA

 

Así que, teniendo en cuenta la ‘buena salud’ de Nutrisect, le preguntamos sobre el papel desarrollado por los viveros del CEIN al respecto. Ahí, comenta, “fue un punto de encuentro muy importante porque nos permitió desarrollar aspectos del negocio que no teníamos claros y, sobre todo, nos ayudó a esa tarea de incubación que toda start up necesita al inicio”.

En cuanto a los servicios que han podido disfrutar, también lo tienen claro. “Aquí hemos coincidido varias start ups agrolimentarias por lo que el networking ha sido fundamental ya que nos ha permitido conocer cómo han podido superar los momentos de dificultad en gran medida muy similares a los nuestros”, apunta José Vidal.

Finalizamos nuestra conversación y le pedimos un consejo para aquellos que se decidan a dar el paso como ellos lo hicieron en su momento. “Yo les diría que se lo piensen todo muy bien, que tengan mente abierta y, sobre todo, flexibilidad para adaptarse a la evolución del negocio”, sentencia.

 

FICHA TÉCNICA

 

Fundación: 2017

Fundadores: José Vidal, Jose Franchesco Schiani, Robert Schiani y Adamo Marinelli (revisar ortografía)

Sector: Agroalimentación

Sin comentarios

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER