Noticias

25 Mar 2020 La importancia de la persona emprendedora que hay en ti

Si en algún momento podemos ver la importancia de la persona emprendedora que hay detrás de un proyecto empresarial o de un negocio, es en situaciones complicadas como la que vivimos estos días.

Numerosos estudios han trabajado para identificarlas y poder así mostrar cuáles son las claves de su éxito y, si alguna podemos destacar hoy, es la de cumplimiento. Es la competencia que te lleva a estar a la altura de ese compromiso adquirido con las y los clientes, y que ahora más que nunca, lo llevan a cabo, además de por rentabilizar sus negocios, por responsabilidad social.

Me refiero a esas pequeñas tiendas de alimentación que no sólo trabajan por ofrecer la oferta de productos de alimentación necesarios, sino que además los acercan a casa de las personas especialmente vulnerables o a los transportistas, que gracias a ellos se asegura el abastecimiento sanitario, de bienes de primera necesidad, de materias primas para las industrias que siguen funcionando.

El otro día, mientras escuchaba en la radio una entrevista a un transportista autónomo de Navarra hablar sobre los inconvenientes que estaban teniendo a la hora de seguir trabajando, por el cierre de bares y restaurantes donde poder comer; o el no poder ducharse o ir al servicio en gasolineras que tenían cerrado esos servicios por prevención, concluía con un mensaje a la ciudadanía asegurando que, a pesar de todos los inconvenientes, “yo, como casi todos los que nos dedicamos a esto, es por vocación, estamos comprometidos y entre todos vamos a sacar esto adelante”.

Esta última frase, además de infundir tranquilidad a la ciudadanía, ponía de manifiesto la responsabilidad adquirida para con un bien mayor, la sociedad.

Esta es una de las ideas de base que se expone en el libro Nueva Generación de Emprendedores de Robert B. Dilits. Una generación de emprendedoras y emprendedores que fundamenta el éxito de su empresa en la construcción de un proyecto que aúne desarrollar el potencial de la persona emprendedora, para ofrecer aquello en lo que realmente es buena y que el mercado necesita, con un propósito de crear un mundo mejor a través de su empresa. Esta combinación representa la pasión de la persona emprendedora, tan necesaria para dirigir y afrontar las diferentes fases de desarrollo de un negocio como para afrontar el trabajo diario que deben realizar en estos momentos inciertos.

Cuando esta crisis pase, que pasará, la sociedad no debería olvidar la aportación de las y los distintos “héroes anónimos” que ahora aplaudimos, y ellas y ellos no olvidarán la fuerza que les motivó a esforzarse por realizar bien su trabajo, por su importante participación en la superación de la crisis.

Y en la difícil fase de recuperación, cuando tengamos que reactivar la economía, volverá a ponerse de manifiesto la importancia de competencias emprendedoras, esas que hacen diferentes a las personas que crean o retoman y desarrollan un proyecto para ofrecer aquello que realmente saben hacer bien, productos y/o servicios, que facilitan la vida de sus clientes.

Entonces, será más que nunca importante la perseverancia, y también la resilencia, de aquellas personas que tuvieron que abandonar apresuradamente su actividad, o la búsqueda de oportunidades e iniciativa donde otros sólo ven problemas, y sobre todo, la autoconfianza de poder llevar a cabo nuevos proyectos empresariales que sean capaces de detectar necesidades y oportunidades nacientes a las que dar una respuesta innovadora.

Y ahí, al igual que hoy, en tu día a día, estaremos todo el equipo de CEIN para ayudarte. Estamos cerca, por responsabilidad, a un metro de ti.

Si nos necesitas, contacta con el 848426000 y a través de administracion@cein.es

Miren Sanz. CEIN

 

Sin comentarios

Escribe un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER